Lo único – Gary Keller

lo único

Me gustaría hablaros de un libro que he leído recientemente. Creo que puede ser muy útil para conseguir objetivos de distinta índole. Se trata de “Lo único”, el best seller escrito por el empresario estadounidense Gary Keller. Es uno de los libros más vendidos en el sector de marketing y productividad, de hecho ha aparecido en la lista de los más vendidos en The New York Times, The Wall Street Journal, Usa Today y Amazon.com. Además desde el principio el autor nos deja claro una cosa, la base del libro puede aplicarse a cualquier ámbito de nuestra vida, ya sea familiar, sentimental o empresarial.

Gary Keller ya había cosechado el éxito profesional cuando escribió su libro, sin embargo, el precio que tuvo que pagar fue muy alto. Para ello decidió examinar qué partes habían funcionado y cuales no. Tras ello decidió plasmar todo ese conocimiento en su libro “Lo único”.

¿Qué es lo único?

Imagínate que empujas una ficha de dominó, esa ficha podrá tumbar a otra que sea un 50% más grande, y esta a otra también un 50% más grande que ella, así llegaremos a conseguir derrumbar fichas enormes como la torre Eiffel tan solo empujando a una pequeñita. Esa primera ficha es “lo único”. Nuestro objetivo.

Keller nos cuenta como las empresas de más éxito siempre se han guiado por este sistema. “Lo único” significa ponerse un objetivo y no apartarse de él por nada. Lo mejor es que “lo único” es algo versátil y no siempre debe ser el mismo objetivo, al contrario, debe ir cambiando y actualizándose. Es por ello que empresas como Apple se centran en un solo producto, dedican todos sus recursos a ese producto y, cuando lo lanzan al mercado, pasan a otro objetivo.

Disney también es un ejemplo que expone Keller. La empresa gana muchísimo más dinero con el merchandising que genera (especialmente en juguetes) que con las recaudaciones de las películas. Es por ello que el estudio solo se preocupa de una cosa, “lo único” para ellos es hacer películas. Se centran en una película y marcan el objetivo en ella, cuando terminan y estrenan la película, pasan a la siguiente. Su prioridad son las películas, aún a sabiendas que no generan tanto dinero con ellas.  Sin embargo, al no apartarse de este objetivo, producen muchos más beneficios que si se dedicaran al negocio de los juguetes.

Lo único, significa centrarse en una sola cosa, nada de multitareas. El ser humano apenas puede hacer dos cosas a la vez y de seguro que alguna saldrá mal. Debe focalizarse en una sola cosa. El concepto de multitarea proviene de los ordenadores, pero incluso ese concepto es erróneo. Los ordenadores siempre hacen una sola cosa, lo que ocurre, es que van alternando con tal velocidad, que parece que son varias al mismo tiempo. Para ello Gary Keller es claro, céntrate en un solo objetivo y dedica tus recursos a él, márcate un objetivo y, cuando lo logres, actualiza tu objetivo.

La ley de Pareto

Esta ley que originariamente dice que el 80% de las riquezas se concentran en un 20% de las personas, nos dice también que con un 20% de esfuerzo conseguimos el 80% de nuestros objetivos, el resto del esfuerzo (el otro 80%) apenas produce beneficios al conseguir apenas un 20%.

Podemos aplicar esta ley para poder dividir nuestros problemas, para saber qué cosas son más importantes y cuales no. No siempre las más urgentes son las más importantes. Para ello debemos preguntarnos qué cosas podemos hacer que hagan que el resto nos resulten más sencillas. Así podemos hallar “lo único”.

Para ello el autor nos dice que debemos ser eficientes. Establecer de antemano qué cosas nos pueden hacer extraviarnos de nuestro camino. Anotarlas y poner medios para que esto no ocurra. Por ejemplo podríamos decir que si tu único objetivo es aprobar un examen. Elige un sitio de estudio donde sepas que nadie te va a molestar. Lleva comida y bebida para evitar pausas innecesarias. Di a tus familiares y amigos que no te molesten. Deja el teléfono en casa o llévalo desconectado para evitar distracciones. Si es posible, evita el uso de internet. Por último, márcate un objetivo de estudio y no abandones dicho lugar hasta haberlo cumplido.

En el libro se nos cuenta el caso de Bill Gates, que llegó a ser la persona más rica del mundo (actualmente el segundo en 2018). Gracias a dedicarse a una única cosa, “lo único” para Gates fue la programación. Creó el sistema operativo más famoso del mundo. Después, pudo jubilarse para fundar con su mujer una fundación de ayuda a los más necesitados. Ahora, eso es “lo único” para Bill Gates y su esposa, y están ayudando a los más desfavorecidos para que puedan tener accesos a vacunas y otras necesidades.

Las prioridades

En “lo único” también se nos pide que establezcamos una lista de prioridades en nuestra vida, y que no dejemos desatendida ninguna de esas parcelas. La sobrecarga de trabajo hace que no dediquemos tiempo a nuestra familia o amigos, que no descansemos bien y que no hagamos deporte. Por lo que una sobrecarga en una de esas prioridades no puede dejar desamparada a otras. Debemos dar los recursos necesarios. De hecho el autor nos dice que deberíamos dedicar a “lo único” un mínimo de 4 horas al día.  El resto del tiempo, debemos dedicarlo a las demás prioridades de nuestra lista.

Una lista de prioridades podría ser:

  1. Vida espiritual
  2. Salud
  3. Familia
  4. Amigos
  5. Trabajo

Cada uno podría poner alguno de estos conceptos en el orden que quisiera, pero debería dedicarle tiempo a cada cosa y en el orden establecido. Para ello vamos a trabajar con un concepto que para nosotros nos es bastante familiar. El momento presente. Para ello debemos hacernos la siguiente pregunta:

¿Qué podemos hacer justo ahora que nos acerque a nuestro objetivo final?

De esta respuesta saldrá “lo único” que tenemos que hacer ahora. Así, poco a poco, nos iremos acercando a nuestro objetivo.

La fuerza de voluntad

Este concepto, dice Keller, está sobrevalorado. La fuerza de voluntad es necesaria, sobre todo para comenzar un proyecto. Pero no siempre debemos depender de ella, puesto que habrá momentos que escasee y ¿qué haremos entonces? Por ello considera que es más eficaz una rutina creada conforme a “lo único” para que podamos continuar cuando la fuerza de voluntad no esté presente. Considera que aproximadamente hacen falta 60 días para establecer dicha rutina.

Mientras lo único no esté hecho, todo lo demás es una distracción

Existen momentos en los que puede que nos desviemos de nuestro objetivo. Muchas veces lo haremos inconscientemente. Para ello Keller da algunos consejos:

  • Marcar un día cada cierto tiempo para poder evaluar y reestablecer ciertas prioridades. Un día a la semana podemos dedicar una hora a controlar si estamos cumpliendo el objetivo o no.
  • Busca un compañero que nos ayude a controlar que no nos desviemos de “lo único”. A su vez, podemos ayudarlo si está persiguiendo también lo único.

 

Si te ha gustado esta reseña, no dudes en comprar el libro:

Lo único – Gary Keller

 

 

 

 

Deja un comentario