Técnica de meditación de Ramana Maharshi

  1. Inicio
  2. Grandes Autores
  3. Técnica de meditación de Ramana Maharshi
Técnica de meditación de Ramana Maharshi

La técnica de meditación de Ramana Maharshi para la iluminación no fue una técnica para conseguir algo en el futuro. Todo lo contrario, especifica este momento como el medio para alcanzar la iluminación. La clave está en dirigir la atención de nuevo al momento presente.

La técnica de meditación de Ramana Maharshi podría describirse en tres partes: la primera es despertar tu atención al Ser y la segunda es simplemente permanecer en el ser. El tercer paso es la transmisión de esta técnica.

Despertar la atención hacia el Ser

Su método para alcanzar el yo interior era la auto-indagación. Cualquiera que sea el pensamiento que surja, nos debemos preguntar «¿a quién le llega este pensamiento?» Esta pregunta dirige tu atención hacia ti mismo. O si sientes que el pensamiento viene a ‘mí’, entonces la pregunta sería «¿quién soy yo? ¿Quién soy yo?»

Esta práctica simple, si se hace con enfoque, te lleva muy rápidamente, si no inmediatamente, a la experiencia de existir más allá de cualquier pensamiento.

Si realmente miras hacia tu interior en busca de este «yo», encontrarás que la fuente de lo que eres es la atención misma, es una sensación de ser. Entonces, la pregunta atraviesa todo pensamiento y conduce a una experiencia o realización real de lo que eres en tu esencia. Silencia la mente y todo lo que queda es la atención misma.

Las etiquetas

Para explicarlo de otra manera, tienes pensamientos sobre quién eres con los que te identificas. «Soy Juan. Soy carpintero. Esto es lo que me gusta, esto es lo que no me gusta. Esto es lo que sé. Esto es lo importante …» Este sentido de ‘yo’ existe únicamente a través del pensamiento. Los pensamientos surgen y los identificas como . Esto es lo que supones que eres. Tienes todo etiquetado.

Pero con la técnica de auto-indagación de Ramana Maharshi, eliminas esta identificación con los pensamientos. La pregunta ‘¿quién soy yo?’ incluso puede detener todos los pensamientos por un momento. Y lo que queda es una sensación de ser, una sensación de existir que no depende de los pensamientos. Es una sensación de que existes completamente libre de pensamientos, incluso libre de un cuerpo, como un ser sin forma, una conciencia sin forma.

A través de esta práctica de preguntar «¿Quién soy yo?» tu mente comienza a familiarizarse con su fuente. Empieza a acostumbrarse a experimentarse a sí mismo como la conciencia misma, como ese yo que observa mis propios pensamientos. Comienzas a sentir simplemente la dicha de ser, en lugar de estar atrapado en pensamientos y, por lo tanto, gravitas naturalmente hacia esta experiencia primaria de ser conciencia.

Permanecer en el yo

Y así llegamos a la segunda parte de la técnica de meditación de Ramana Maharshi para la iluminación, que consiste simplemente en permanecer en el yo.

En lugar de quedar atrapado en el pensamiento, aprende a permitir que el pensamiento exista sin estar involucrado en él. Aprendes a poner tu atención donde quieres descansar de forma natural: en ti mismo.

Si practicas esto, verás cómo te quedas atrapado en tus pensamientos. Tu atención durante el tiempo que estuviste descansando en la sensación de existir antes de pensar, pero de alguna manera, tu atención dejó la sensación de ser y quedó atrapada en pensamientos nuevamente.

Al principio, usaste la pregunta «¿quién soy yo?» o ‘a quién vienen estos pensamientos’ como un método para regresar a tu estado natural de conciencia del ser. Pero en algún momento comienzas a darte cuenta de que esta experiencia de ser-conciencia o el yo interior es lo que realmente eres. Y que tu atención sea atrapada en pensamientos es un hacer, es un esfuerzo. Y como es un hacer y un esfuerzo, es un desperdicio de energía, es una sensación de contracción y estrés.

Entonces, permanecer en el Ser no es algo que se esté haciendo, sino que se detiene la acción de dejar el Ser para quedar atrapado en el pensamiento.

Cuanto más practiques esto, más claro se volverá. Verás que eres la conciencia misma, eres la paz misma. Y convertirse en el «yo» personal con todos tus deseos, preocupaciones y resistencias es algo que haces como conciencia. La conciencia se contrae para identificarse con los pensamientos en el acto de convertirse en persona.

Y cuando reconozcas que esto es algo que estás haciendo, puedes dejar de hacerlo. Puedes relajar esa reacción instintiva para identificarse con los pensamientos. Simplemente puedes ser como eres. Simplemente puedes descansar en tu verdadero yo.

La gracia o Shakti

El tercer aspecto de sus enseñanzas es probablemente el más importante. La mayoría también lo ha perdido porque no tuvimos el privilegio de sentarnos con Ramana Maharshi en persona. Si lo hiciéramos, habríamos experimentado su principal enseñanza, que era la gracia (Shakti). Porque a menudo no hablaba mucho de esto, más bien se sentaba en silencio transmitiendo iluminación a todos los que lo rodeaban.

La enseñanza fue buena, le dio a la gente una técnica para practicar. Pero fue su transmisión de la iluminación a través de Shakti por lo que fue más conocido en ese momento.

Si lees o ves entrevistas de aquellos que pasaron tiempo con él, la mayoría de ellos no hablarán de sus enseñanzas, sino de cómo entraron en estados profundos de Samadhi con solo sentarse en su presencia. Con solo estar en su ashram, la gente experimentó una profunda paz y dicha que los despertó directamente al Ser. La autorrealización le sucedió a muchas personas simplemente por sentarse en silencio con él recibiendo su Shakti.

Te recomiendo que le dediques unos minutos a sus charlas. Existe una comunidad enorme en internet para divulgar las enseñanzas de Ramana Maharshi. En youtube dispones de horas y horas para poder sentir su Shakti y poder experimentar, aunque sea brevemente, su paz. Y por supuesto, que practiques la técnica de meditación de Ramana Maharshi, no te decepcionará.

Menú