Autohipnosis: técnica de reprogramación mental

  1. Inicio
  2. Psicología
  3. Autohipnosis: técnica de reprogramación mental
Autohipnosis

La autohipnosis es una técnica que podemos usar para desechar de nuestro interior los pensamientos y comportamientos negativos. Siendo de hecho, una poderosa herramienta que permite modificar nuestra forma de pensar reprogramando nuestra mente para así lograr alcanzar el éxito.

Consiste básicamente en trabajar en nuestro inconsciente o en el lado oculto de nuestra mente, explotando todos los recursos que ahí guardamos y que muchas veces ignoramos. Es decir, excavando en nuestro inconsciente, para lograr controlarlo y luego programarlo.

¿Qué ocurre cuando estamos hipnotizados?

Sucede que durante el proceso de hipnosis hacemos un uso menor de nuestra capacidad de razonar y por lo tanto resulta sencillo dejarnos llevar. No se trata de que perdamos todo dominio de nuestro cuerpo y de nuestra mente, al contrario, con esta técnica se logra un mayor control tanto mental como corporal.

En una investigación publicada en Oxford Academic se conoció que durante la hipnosis existe un descenso de las funciones cognitivas racionales. Además, que durante este proceso se logra más control sobre las funciones motoras y sensoriales. Otorgándonos de esta manera el control total de nuestra percepción tanto física como emocional. Desconectándonos así de la realidad, para poder conocer lo que ocurre realmente en nuestra mente.

Por lo tanto, resulta una excelente opción para concentrarnos en nuestras metas, en las tomas de decisiones y en mejorar nuestro estado de ánimo. Además, se ha comprobado que es un buen complemento para controlar el dolor, la ansiedad y otros tipos de trastornos psicosomáticos.

Consejos para aplicar la autohipnosis con éxito

Antes de iniciar con la autohipnosis es importante que tomemos en consideración ciertos aspectos para que apliquemos la terapia con éxito:

  • Ubiquemos un lugar tranquilo, que sea nuestro refugio; puede ser la habitación, el sofá de la sala o en el jardín.
  • Adoptemos una postura cómoda en donde podamos apoyar la cabeza, los brazos y las piernas sin cruzarlos.
  • Tengamos claros los aspectos de nosotros que queramos tratar, por ejemplo: aliviar el dolor, calmar el estrés o la ansiedad.
  • Seamos realista, no porque le digamos a nuestra mente que queremos volar, vamos a poder hacerlo. Por lo tanto, debemos enfocarnos en aquellos aspectos positivos que queramos enfatizar.
  • Para salir de la autohipnosis es recomendable contar hasta el número diez, repitiéndonos a nosotros mismos que estamos renovados y despiertos. Una vez que lleguemos al número nueve debemos pensar que ya es momento de abrir los ojos y al contar al diez debemos decirnos estamos despiertos y renovados.

5 técnicas de autohipnosis que podemos utilizar

Ahora bien, a pesar de que la hipnosis es una técnica de sugestión que la podemos aplicar a nosotros mismos, es necesario que primero antes de hacerlo, nos asesoremos con un profesional capacitado. Sin embargo, si por algún motivo no podemos acudir a una consulta ya sea por falta de tiempo o dinero, a continuación, mostramos unas técnicas que ayudarán a lograr la autohipnosis con éxito.

Método de visualización

Para utilizar este método es necesario centrar nuestra atención hacia cualquier estímulo visual puede ser una vela, una lámpara o una imagen de nuestra imaginación. Debemos enfocar nuestra mirada hacia dicho estímulo hasta relajarnos. Observando los detalles, por ejemplo, el color y el movimiento de la llama.

Una vez que alcancemos el trance el siguiente paso es iniciar un diálogo en donde se enfatizará los aspectos positivos que deseamos inculcar, tal como, voy a dejar de fumar, voy a tomar las cosas con calma y no estresarme, etc.

Método de fijación

Consiste en fijar la mirada en un punto por encima de nuestros ojos, provocando de esta manera un cansancio en los parpados y un desenfoque de la mirada. Posteriormente una vez entremos en un estado de relajación profunda, podemos concentrarnos en nuestra respiración. Es en este instante cuando procederemos a mencionar los propósitos positivos que queramos alcanzar, por ejemplo: soy suficiente, yo puedo, etc.

Método de respiración

Otra de las formas de obtener la autohipnosis es a través del control de nuestra respiración, con esta técnica haremos 4 pasos: inspirar, pausar, exhalar y vaciar. Debemos idealmente repetir esta técnica por lo menos 6 veces para que de esta manera alcancemos un estado de relajación profunda en donde tengamos control de nuestro inconsciente para luego programarlo.

Además, es importante que intentemos respetar los tiempos de cada paso, por ejemplo 3 segundos en la inspiración, 3 segundos en la pausa, el mismo tiempo para la exhalación y el vacío hasta completar los ciclos.

Método de Schultz

Este método consiste en centrarnos en distintas partes de nuestro cuerpo e ir relajándolas hasta alcanzar la autohipnosis. Podemos iniciar con un pie luego centrarnos en el otro, las piernas y así sucesivamente. Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta técnica puede tomar más tiempo que las anteriores por lo que se debe tener paciencia.

Método de grabación

Es uno de los métodos más comunes y sencillos para poder alcanzar la autohipnosis con éxito. Para ello, podemos grabar un audio usando algunos de los métodos descritos anteriormente y los propósitos que queremos lograr para nuestro bienestar.

¿Cómo saber si realmente logramos las autohipnosis?

Primero debemos tener en cuenta que la hipnosis es un estado subjetivo que puede variar de una persona a otra, por lo tanto, describir un patrón característico puede resultar algo difícil. Sin embargo, podemos decir que cuando estamos hipnotizados nos da la impresión de estar en un sueño profundo, eso sí, sin perder en ningún momento nuestra conciencia.

De hecho, esa sensación que experimentamos cuando vamos en un autobús y mirando por la ventanilla sentimos como que si la mente se nos pausara y luego al reaccionar nos encontramos desconcertados como si saliéramos de un trance, sin saber en qué momento llegamos a nuestro destino. Esa sensación es muy parecida a lo que ocurre durante la hipnosis.

En otras palabras, en la hipnosis nos encontramos consciente y podemos responder a los estímulos externos, teniendo control de nuestra mente y cuerpo. A continuación, describiremos algunas de las sensaciones que podemos experimentar durante este proceso:

  • Relajación física: Tanto así, que muchas veces podemos babear tal como ocurre cuando dormimos profundamente. Nos cambia la expresión de la cara debido a la relajación de los músculos fasciales.
  • Cambios en la respiración: Esta se vuelve más lenta y profunda.
  • Intensidad en las emociones tanto negativas como positivas, reflexionando sobre ellas hasta poder encontrar la tranquilidad, las repuestas y los cambios que buscamos.

Conclusión

A pesar de que la autohipnosis es una terapia que aporta excelentes beneficios para nuestro equilibrio emocional, debemos tener presente que, aunque la podemos aplicar en casa, esta no es una técnica milagrosa que puede ser usada de forma irracional. Por lo tanto, resulta necesario contar con la asesoría de algún profesional capacitado que nos pueda orientar.

Ahora, no olvidemos que la finalidad de esta terapia es alcanzar propósitos positivos para nuestro bienestar. Por lo que, aplicarla de forma responsable nos ayudará a lograr todos los cambios positivos que queremos alcanzar.

Referencias

https://www.psicohipnos.com/las-7-tecnicas-de-auto-hipnosis-mas-efectivas/

https://www.apa.org/monitor/2011/01/hypnosis

Menú