Timidez, inferioridad y superioridad

Hoy vamos a analizar el por qué de la timidez, el sentido de la inferioridad y el de superioridad. Son muchas las personas que se preguntan por qué hay gente tan diferente en estos aspectos, por ellos vamos a analizarlos por separado. Espero que sean de utilidad estas breves descripciones.

El por qué de la timidez

La timidez sin duda es un patrón de conducta al que hoy día se le da mucha importancia, tanto en relaciones sociales como profesionales . Sin embargo, hay que tomar en cuenta los factores de la timidez pues se sabe que es una labor sumamente delicada abordarla. Ya que muchas veces se refuerza de manera negativa este patrón de conducta en la sociedad.

Causas por la cual timidez surge

La timidez puede ser hereditaria. Se han hecho investigaciones en las que se demuestra que la timidez ha sido encontrara en niños de un año de edad. Por lo que se puede comprobar que puede llegar a ser congénita.

Puede ser una conducta que se ha aprendido con el pasar del tiempo y reforzada. La vida, la sociedad y muchas otras características, en definitiva el ambiente, pueden hacer que la persona se sienta inferior a otra, lo que hace que la timidez salga a flote como patrón de conducta y mecanismo de defensa. Por lo que ha sido muy importante para organizaciones abordar este tema con los más jóvenes en las escuelas.

Malas experiencias de la vida pueden llegar a reforzar esta conducta. Quizás al haber experimentado una situación incómoda o un recuerdo traumático provoca que las personas que hayan sufrido esto. También hay que volver a tener en cuenta la timidez como un mecanismo de defensa habitual.

Ser humillado o intimidado con recurrencia. Es una causante fundamental de sufrir de timidez. Pues esta se utiliza cuando suceden este tipo de situaciones.

¿Cómo se debe de tratar la timidez?

Sencillo. No tienes por qué cambiar tu forma de ser. Cada uno es como es.

Sin embargo para muchas personas es una barrera importante y en ese caso la timidez no se debe de tratar principalmente con productos farmacológicos. Por el contrario, se debería ir a un psicólogo y este por medio de recursos y herramientas durante la terapia podrá dar con el problema y origen del por qué eres tímido. Sin embargo, se debe de tener fuerza de voluntad para poder seguir hacia adelante con el tratamiento pues se sabe que es el paso más difícil, pero si se logra podremos superar la timidez.

La confianza puede llegar a ser más delicada de lo que se cree y es trabajo de todos saber cómo no afectar a las personas. Puesto que es un trabajo difícil hoy en día viviendo una sociedad vulgar en la que si no estás siguiendo la corriente o si no eres del montón eres motivo de burla o hasta de intimidación.

Lo importante es no quedarse callado. Ya que el primer paso es buscar ayuda para poder salir de la timidez. Sabemos que puede llegar a ser difícil, pero si acudes con ayuda profesional. Tus problemas de timidez se esfumarán como polvo en el viento.

El porqué del sentido de inferioridad

Mejor conocido como complejo de inferioridad y muy relacionado con la timidez. Muchas veces originado en la infancia por motivos de aceptación por parte de los padres en una situación que fuera el detonante. Es un complejo que por lo general afecta a la sociedad de manera silenciosa. Pues, aunque muchos lo sufran pocos lo dicen y utilizan ciertos mecanismos de defensa para tapar este complejo. Estos mecanismos pueden ser: críticas, malos comentarios e incluso las personas tóxicas.

Muchas personas así suelen aislarse y reforzar su complejo, esto se convierte en la pescadilla que se muerde la cola, al carecer de habilidades sociales para poder compartir con otras personas se aumenta el complejo de inferioridad. Por lo general un complejo de inferioridad también se puede originar cuando no te sientes bien contigo físicamente.

Sabemos que puede ser difícil aceptar partes de tu cuerpo que quizás no se te hagan ver bien estéticamente, sin embargo, no debes porque sentirte mal por eso. Ya que hoy en día se están rompiendo cada vez más los ideas de lo que es ser bello y de lo que no es. Y habrá siempre un grupo de personas dispuestas a aceptarte tal cual y como eres. Pero la persona que debe aceptarse eres tú mismo.

¿Hay algún medicamento para dejar de sentirse inferior?

Esto es algo que no debes de hacer nunca. Auto medicarte. Pues se sabe de muchas personas que para no tener esa sensación de inferioridad beben alcohol, toman drogas o toman ciertas pastillas que los desinhiben de los sentimientos y por ende llegan a ser muy desinhibidos.

No importa lo mal que te puedas sentir, jamás tomes medicación para esto. Si de verdad quieres dejar de sentirte inferior acude a la ayuda profesional de un psicólogo, el cual te brindará las claves para poder resolver todos tus conflictos internos.

Por medio de una simple catarsis puedes percatarte que tus complejos de inferioridad solamente se pueden atribuir a un recuerdo traumático de tu niñez. Relacionado la mayoría de las veces en como nos trataban nuestros padres. Cosa que puedes aprender a dejar ir y con el paso del tiempo practicar ciertos ejercicios que te ayuden a dejar ir esa timidez y esa sensación negativa de tu ser.

Cabe destacar que todos en la vida hemos tenido problemas con nuestra niñez. Haya sido por cosa de nuestra familia o por cosa nuestra. Lo que debemos hacer es poner siempre un granito de arena con el fin de escalar cualquier clase de situación incómoda. Y por supuesto, perdonar.

Muchas personas aplican el método habitual. Y es el de hablar contigo mismo, decirte cosas positivas y tener visualizaciones hacia donde quieres llegar, con el fin de ayudar a tu autoestima y sentirte bien en el proceso. Cuando te des cuenta serás una persona nueva. Ya que, con ese ejercicio, aunque muy simple, te ayudará a valorarte y aceptar que cada uno es como es.

El complejo de superioridad. ¿Qué es?

Aunque parezca un complejo opuesto a los anteriores, está muy relacionado con ellos. Este es un complejo el cual se manifiesta como alguien que puede demostrarse ser más que los demás. Sin embargo, el trasfondo que tiene es todo lo contrario. Ya que una persona con esta clase de complejos por lo general tiende a ser fácil de herir. Y en otras palabras esconde muchos sentimientos en sí mismos que los disfraza con orgullo y prepotencia. Hoy conoceremos a diferenciar a las personas con esta clase de complejos.

Pues estamos en pleno siglo 21 y los conceptos de belleza por mas sobrevaluados que estén siguen siendo aquellos que mueven al mundo. Si nos enfocamos en la apariencia, la persona que tiene el complejo de superioridad siempre busca verse bien. Tapando sus imperfecciones y haciendo notar que no tiene ninguna clase de defectos en su ser. Siempre destacando los aspectos positivos de sí mismos. Y señalando los negativos de las demás personas.

timidez

¿Por qué hay gente con complejo de superioridad?

Sencillo, para que este tipo de persona exista debe de existir su contraparte el complejo de inferioridad. Que sin duda, ambos van de la mano. Ya que una persona con sensación de superioridad, siempre buscaran pisotear o hacer sentir mal a las personas más débiles de personalidad. Sin embargo, esto es un tema que, aunque es un tanto controversial. Es fácil de vislumbrar, pues las personas con complejo de superioridad cada vez pierden más credibilidad. O bien no son tomadas en cuenta hoy en día. Pues la sociedad ha avanzado. Y la arrogancia y prepotencia ya no está de moda.

Una persona que tiene un complejo de sentirse más que los demás por lo general tuvo una experiencia traumática de niñez. Una infancia traumática o un evento que pudo haberlos marcado de por vida. Y por medio de actitudes que no son muy aclamadas por los demás estas se manifiestan haciéndose notar. Es decir, es una armadura para esconder lo débiles que son.

Por lo general este tipo de personas tienden a ser un tanto histriónicos. Y les encanta llamar la atención no importa donde estén. Así como también hablar en un tono de voz superior, para que las demás personas lo escuchen y se rían de sus payasadas y comentarios que aunque no vengan a cuento, suelen contar con un pequeño público que les aclama, lo que les hacer reforzar su sentido de superioridad.

Un dato curioso respecto a cómo tratar con una persona con un grave complejo de superioridad es simplemente ignorándolas. Pues recuerden que las personas que tienen esta clase de complejo, viven de su público y de llamar la atención. Tanto masculino como femenino. Por lo que si las ignoras llegará un punto en que buscaran nuevos ambientes en los cuales ser adulados.

Por lo general una persona de esta clase tiende a faltar el respeto. Por el simple hecho de sentirse privilegiado con la vida. Sin embargo, esto es una manifestación de su pensamiento, pues creen que la vida les debe algo. Y por ello quieren resaltar sus cosas buenas, que por su puesto algunas tendrán. Sin embargo, un dato muy curioso es el hecho de que una persona con este tipo de complejo, por lo general tiene muchos más defectos y no se acepta tal y como es. Como decíamos, tiene baja autoestima y es fácil de herir. Estas personas siempre son tildadas de pesados. Y siempre se evitan para cualquier clase de acontecimiento.

El psicólogo Bernabé Tierno, recomendaba ver más allá de las personas y, cuando te encontrabas con una persona con complejo de superioridad, vieras que dentro de él, todavía existe un niño pequeño con traumas sin superar que se ha revestido de un disfraz de persona importante. De este modo, nuestra compasión logrará que no reaccionemos ante sus provocaciones.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: