El ruido blanco para bebés

Para unos padres que acaban de tener un bebé recién nacido, el sueño puede llegar a ser solo un sueño 🙂 . Por ello el ruido blanco (o sonido blanco) es un aliado para ayudar a dormir a los pequeños, incluso si ya ha pasado la fase de despertarse cada pocas horas por el hambre, los bebés aún pueden tener algunos problemas para dormirse o pueden despertarse con mucha facilidad.

Para ayudar a tu bebé a dormir mejor por la noche, los pediatras suelen recomendar actividades relajantes, como baños calientes. Sobre todo, no te asustes si eres padre o madre primeriza, esto es una etapa que pasará.  Cuando nada parece funcionar, los padres pueden recurrir a medidas alternativas como el ruido blanco.

Aunque el ruido blanco puede ayudar a tu bebé a dormirse, existen algunas consecuencias potenciales a largo plazo. Es importante tener en cuenta tanto los pros como los contras antes de utilizar el ruido blanco como medida para dormir al bebé. Hay que tener cuidado con la sobre-estimulación en los pequeños.

¿Qué es el ruido blanco o sonido blanco?

El ruido blanco se refiere a los sonidos que enmascaran otros sonidos que pueden ocurrir naturalmente en un ambiente. Si vives en una ciudad, por ejemplo, el ruido blanco podría ayudar a bloquear los ruidos asociados con el tráfico.

Se podrían utilizar sonidos específicos para ayudar a fomentar el sueño independientemente de los ruidos ambientales. Algunos ejemplos son los sonidos de la selva tropical o los sonidos relajantes de la playa.

Incluso hay máquinas diseñadas específicamente para su uso con niños. Algunas están equipadas con canciones de cuna instrumentales o incluso un ruido de latidos del corazón que se utiliza para imitar el de la madre.

Un innovador estudio de 1990 publicado en Archives of Disease in Childhood encontró que el ruido blanco podría ser útil. Se estudió a cuarenta recién nacidos, y se descubrió que el 80 por ciento era capaz de quedarse dormido después de cinco minutos de oír el ruido blanco.

Las ventajas del ruido blanco para los bebés

  • Los bebés pueden dormirse más rápido con un ruido blanco de fondo.
  • El ruido blanco puede bloquear el ruido doméstico, como el de los hermanos mayores.
  • Algunas máquinas de ruido blanco para bebés tienen un latido que imita el de la madre, lo que puede ser reconfortante para los recién nacidos.
  • El ruido blanco puede enmascarar los ruidos de la casa.

El beneficio más obvio del ruido blanco para los bebés es el hecho de que puede ayudarlos a dormirse. Si observa que su bebé tiende a dormirse en momentos ruidosos fuera de la hora de la siesta o de la cama, puede que responda positivamente al ruido blanco.

Es posible que tu bebé esté acostumbrado a estar rodeado de ruido, por lo que un entorno completamente silencioso podría tener el efecto contrario a la hora de dormir.

Los aparatos o aplicaciones de ruido blanco también podrían beneficiar a las familias que tienen varios hijos de diferentes edades. Por ejemplo, si tienes un bebé que necesita una siesta, pero otro niño que ya no se echa siestas, el ruido blanco puede ayudar a bloquear los ruidos de los hermanos para ayudar a su bebé a dormir mejor.

Las desventajas del ruido blanco o sonido blanco para los bebés

  • Las máquinas de ruido blanco pueden exceder los límites de ruido recomendados para los bebés.
  • Los bebés pueden llegar a depender de las máquinas de ruido blanco para poder dormirse.
  • No todos los bebés responden bien al ruido blanco.
  • Posibles problemas de desarrollo.
  • A pesar de los beneficios potenciales, el ruido blanco no siempre ofrece una paz y tranquilidad sin riesgos.

En 2014, la Academia Americana de Pediatría (AAP) probó 14 máquinas de ruido blanco diseñadas para bebés. Encontraron que todas ellas excedían los límites de ruido recomendados, que están establecidos en 50 decibelios.

Además del aumento de los problemas de audición, el estudio descubrió que el uso de ruido blanco aumentaba el riesgo de problemas en el desarrollo del lenguaje y el habla.

Basándose en los hallazgos de la AAP, los pediatras recomiendan que cualquier máquina de ruido blanco se coloque al menos a 2 metros de la cuna del bebé. También se debe mantener el volumen de la máquina por debajo del límite comentado anteriormente.

Si no quieres utilizar el ruido blanco, también puedes probar algunas técnicas de mindfulness para niños.

Los bebés pueden depender del ruido blanco

Los bebés que responden positivamente al ruido blanco pueden dormir mejor por la noche y durante las siestas, pero sólo si el ruido blanco está constantemente disponible. Esto podría ser problemático si tu bebé está en una situación en la que necesita dormir y la máquina de sonidos no está disponible.

Los ejemplos incluyen vacaciones, una noche en casa de la abuela, o incluso la guardería. Tal escenario podría volverse extremadamente perturbador para todos los involucrados.

A algunos bebés no les gusta el ruido blanco

Es importante darse cuenta de que el ruido blanco no funciona para todos los bebés.

Cada bebé es diferente en cuanto a sus necesidades de sueño, así que el ruido blanco podría terminar siendo un proceso de prueba y error. Si decides probar el ruido blanco, asegúrate de hacerlo de forma segura, cualquier app de sonidos blancos no es apta para experimentar con tu hijo.

La importancia del sueño para los bebés

Cuando los adultos piensan en la falta de sueño, a menudo imaginan días de mal humor y agotadores, llenos de numerosas tazas de café para sobrevivir. Los efectos de no dormir lo suficiente pueden no ser tan obvios en los bebés y niños.

Algunas de las preocupaciones asociadas con la falta de sueño en los pequeños incluyen:

  • la irritabilidad
  • berrinches frecuentes
  • fluctuaciones extremas de comportamiento
  • hiperactividad

¿Cuánto sueño necesita un bebé?

Para abordar los efectos de la falta de sueño, también es importante saber exactamente cuánto sueño necesita realmente tu bebé. A continuación se ofrecen algunas pautas para cada grupo de edad:

  • Recién nacidos: Hasta 18 horas en total por día, mientras se despiertan cada pocas horas para alimentarse.
  • De 1 a 2 meses: Los bebés pueden dormir de 4 a 5 horas seguidas.
  • De 3 a 6 meses: Los totales de sueño por la noche pueden variar de 8 a 9 horas, además de siestas cortas durante el día.
  • 6 a 12 meses: 14 horas de sueño total, con 2 a 3 siestas durante el día.

Ten en cuenta que estos son promedios recomendados. Cada bebé es diferente. Algunos bebés pueden dormir más, mientras que otros no necesitan dormir tanto.

Deja un comentario