Los 18 factores de una preciosa vida humana

  1. Inicio
  2. Mindfulness
  3. Los 18 factores de una preciosa vida humana
factores

Su santidad el Dalai Lama nos introduce en esta enseñanza budista, acerca de la esencia de una vida significativa. Se titula los 18 factores de una preciosa vida humana y es un tipo de meditación para poder valorar enormemente la suerte que tenemos actualmente.

La esencia de una vida significativa, por el Dalai Lama

Visualizar al Buda durante las prácticas preparatorias nos impulsa a reflexionar sobre su logro final: la iluminación total con sus magníficas cualidades físicas, verbales y mentales. Esto, a su vez, nos lleva a contemplar el camino hacia este estado, un camino que el Buda Śākyamuni enseñó desde su propia experiencia. Dado que lograr la iluminación es nuestro objetivo final, queremos aprender y practicar el mismo camino que el Buda. Cultivar la bodichita es una parte esencial de este proceso.

árbolesMindfulness y árboles

En los tres niveles del ser – inicial, intermedio y avanzado – el método para cultivar la bodhicitta y las acciones del bodhisattva está contenido en el nivel avanzado. Para permitirnos involucrarnos en estas prácticas más avanzadas, primero debemos entrenarnos en las prácticas anteriores. De estos, el más importante es cesar nuestra obsesión con los placeres de la existencia cíclica y anhelar la liberación, que están contenidos en el nivel medio. Pero para dejar ir el apego a toda la existencia cíclica, primero debemos dejar el apego a los placeres de esta vida presente y aspirar a tener un buen renacimiento en el futuro. Para ello, nos involucramos en las prácticas de nivel inicial.

Aunque la liberación y la iluminación son nuestros objetivos últimos, lograrlos en una sola vida es extremadamente difícil, aunque no imposible. Ciertas prácticas tántricas, cuando son realizadas por practicantes bien preparados y calificados, pueden traer iluminación a esta vida. Pero en términos generales, completar el camino requiere muchas vidas. Para que nuestro desarrollo espiritual transcurra sin problemas, debemos asegurarnos de tener una serie de preciosas vidas humanas sucesivas para poder practicar el Dharma continuamente durante muchos años. vidas Para que esto suceda, tenemos que crear las causas, que están incrustadas en las prácticas del practicante inicial. Por esta razón también, las prácticas iniciales son extremadamente importantes para lograr nuestro objetivo final.

La preciosa vida humana

Sea cual sea la actividad, mundana o espiritual, que hagamos en la vida, la confianza en uno mismo es un factor interno crucial para lograrla. Debemos tener convicción y confianza en nosotros mismos, creyendo que podemos realizar este trabajo. Desarrollar la confianza en uno mismo y la apreciación de nuestro potencial son los objetivos principales de contemplar nuestra preciosa vida humana. A medida que hacemos esta meditación, crecerá la creencia de que podemos transformar permanentemente nuestra mente y obtener realizaciones espirituales.

Jon Kabat-Zinn y Ven. Anālayo sobre el dolor 1Jon Kabat-Zinn y Ven. Anālayo sobre el dolor

Reconocer el potencial de nuestra preciosa vida humana es esencial; sin ella, corremos el riesgo de pasar mucho tiempo quejándonos de los acontecimientos perturbadores que nos rodean, desde problemas personales hasta la destrucción del medio ambiente y la guerra. Centrarse constantemente en la infelicidad nos impide ver lo bueno en el mundo, y esta visión estrecha y poco realista daña nuestro bienestar y nuestro entusiasmo por la práctica del Dharma.

No todas las vidas humanas son preciosas vidas humanas. Una variedad de condiciones deben estar presentes para tener una vida humana valiosa que pueda ser utilizada de manera significativa. Cuando el Buda estaba vivo en la India, la gente tenía acceso a un maestro iluminado, pero no todos estaban interesados ​​en escuchar sus enseñanzas, y de los que lo estaban, algunos tenían compromisos previos o problemas de salud que les impedían hacerlo. Desafortunadamente, estas personas tenían vidas humanas, pero no preciosas vidas humanas.

Una preciosa vida humana está libre de ocho obstáculos y dotada de diez fortunas. De los ocho estados desfavorables, cuatro son renacimientos en estados no humanos. Aunque estos renacimientos son temporales, la persona no puede practicar durante toda su duración.

Renacimientos en estados no humanos

      1. Enfrentando un intenso tormento físico, los seres del infierno (Naraka) son incapaces de dirigir sus mentes a la práctica espiritual.
      2. Fantasmas hambrientos se distraen de la práctica espiritual por el hambre y la sed extremas, así como por la búsqueda constante de alimentos y bebidas y la frustración de no poder obtenerlos.
      3. Los animales son devorados por otros animales que se encuentran más arriba en la cadena alimenticia, a menudo abusados ​​por humanos, y son mentalmente incapaces de comprender las enseñanzas del Dharma.
      4. Los nacidos sin discriminación: los dioses asaṃjñika – un tipo de dios en el cuarto dhyana del reino de la forma – casi no tienen actividad mental durante esta vida. Nacidos allí porque cultivaron indiscriminadamente la absorción meditativa en la vida anterior, sus únicos momentos de clara discriminación ocurren en el momento de su nacimiento y muerte.

Una preciosa vida humana también está libre de cuatro condiciones humanas desventajosas:

Cuatro condiciones humanas desventajosas

      1. Vivir en una sociedad bárbara e incivilizada o en un país donde la religión está prohibida.
      2. Vivir donde las enseñanzas de Buda no están disponibles o en tiempos en los que no se ha enseñado el Dharma.
      3. Estar gravemente discapacitado mental o físicamente de tal manera que nuestra capacidad para aprender y practicar las enseñanzas es extremadamente limitada.
      4. Tener puntos de vista erróneos instintivamente, haciendo que nuestras mentes no sean receptivas a considerar nuevas explicaciones de duḥkha, sus causas, su cesación y el camino hacia esa cesación.

Cuando medites en las ocho condiciones desfavorables, no solo pienses en otras personas nacidas en estos estados, sino imagínate viviendo en estas circunstancias. Entonces recuerda tu actual libertad de estas limitaciones y aprecia las excelentes condiciones que ahora tienes.

Luego piensa en las diez fortunas que posees actualmente. Cinco de ellos son personales y cinco son de la empresa.

Las cinco fortunas personales son:

  1. Ser un ser humano con inteligencia humana que te permita aprender, reflexionar y meditar sobre el Budadharma.
  2. Vivir en una región budista central, una región donde existen los cuatro tipos de discípulos budistas: monjes hombres y mujeres completamente ordenados y seguidores laicos masculinos y femeninos con los cinco preceptos. En términos de Vinaya, un país central es un país donde vive una saṅgha de cuatro o más monjes o monjas completamente ordenados y realiza las tres ceremonias principales de Vinaya: confesión quincenal, retiro de lluvias e invitación a la retroalimentación hasta el final de la jubilación.
  3. Tener un cuerpo y una mente sanos.
  4. No haber cometido cinco acciones de retribución inmediata (anantaryakarma): matar a su padre, a su madre o a un arhat, extraer la sangre de un Buda o provocar un cisma en la saṅgha.
  5. Creer en cosas dignas de reverencia, como el Vinaya como base para la práctica del Dharma y las enseñanzas de las Tres Cestas sobre conducta ética, concentración y sabiduría.

Los cinco factores afortunados de la sociedad

Estos se dan cuando se vive en un lugar y en un momento en que:

  1. Un Buda está presente en el mundo.
  2. El Buda enseñó y todavía enseña el Dharma. Aunque estas dos condiciones no se cumplen estrictamente ahora, actualmente hay mentores espirituales calificados que imparten las enseñanzas del Buda Śākyamuni, y eso es suficiente para cumplir con estas dos condiciones.
  3. Estas enseñanzas todavía existen y están floreciendo. El Dharma transmitido de las Tres Cestas existe y se propaga, y el Dharma realizado de la cesación verdadera y los caminos verdaderos existe en las corrientes mentales de los practicantes vivos. Existe una tradición viva de mentores espirituales que pueden transmitir las enseñanzas oralmente y con el ejemplo.
  4. Hay mentores espirituales, monjes y otras personas afines que siguen las enseñanzas de Buda y nos inspiran mostrándonos que el Budadharma es una tradición viva.
  5. Hay benefactores que ofrecen las cuatro necesidades de la vida: alimento, abrigo, vestido y medicina.

Reflexión

Reflexiona individualmente sobre cada uno de estos puntos y verás que tienes una situación ventajosa y todas las condiciones necesarias para una práctica seria. Deja que esto ilumine tu espíritu y te dé un gran entusiasmo y confianza en tí mismo.

Las personas que no han pensado mucho en el renacimiento pueden no ser capaces de determinar claramente las libertades y fortunas de una preciosa vida humana. Sin embargo, hay puntos en común en los que todos pueden estar de acuerdo. Sabemos que el Buda Śākyamuni vivió y enseñó en la antigua India y que muchos sabios budistas como Nāgārjuna, Asaṅga y Śāntideva adquirieron cualidades extraordinarias siguiendo sus pasos. Su conducta ética pura, experiencia meditativa, sabiduría y gran humildad son evidentes en sus historias de vida y en los tratados que escribieron. Estos sabios budistas y muchos otros no se hicieron famosos por convertirse en héroes de guerra o magnates financieros. Por el contrario, observaron una vida de moderación y humildad y beneficiaron a los demás. A través de esto, sin buscar la fama, se convirtieron en modelos a seguir para las siguientes generaciones de practicantes.

Si reflexionamos sobre la naturaleza de sus preciosas vidas humanas y la nuestra, no encontramos mucha diferencia. Todos tenemos el mismo potencial humano. Como seres humanos, tenemos una inteligencia única en comparación con otras formas de vida, independientemente de nuestra nacionalidad, género, raza, etnia, orientación sexual, clase social, religión, etc. Todo el mundo tiene la misma naturaleza de Buda. Siddhārtha Gautama era una persona ordinaria como nosotros. Al aprovechar su potencial humano y usarlo de la manera correcta, se convirtió en un Buda y pudo beneficiar enormemente a los seres conscientes que vivían en ese momento, así como a los de los siglos venideros. Incluso hoy escuchamos y conocemos a personas que brindan un gran servicio y benefician a la humanidad. Tenemos la capacidad de hacer lo mismo.

He encontrado en mis conversaciones con personas que muchos sufren de baja autoestima y odio hacia sí mismos. Cuando reflexionamos sobre nuestra espectacular buena fortuna de tener una preciosa vida humana, estas concepciones distorsionadas desaparecen. Todos tenemos los dieciocho factores de una preciosa vida humana, así que obviamente somos una persona válida y adecuada. Hemos creado un enorme karma constructivo en vidas pasadas para tener nuestra oportunidad actual, para que podamos practicar el Dharma.

Tenemos todas las condiciones necesarias para progresar en el camino y lograr nuestras metas espirituales en esta vida, por lo que ver el futuro sombrío no es realista. La meditación constante sobre la preciosa vida humana evita que tengamos formas tan autodestructivas e inexactas de vernos a nosotros mismos. Al contrario, genera un gran entusiasmo por la práctica del Dharma.

Desarrollar la confianza en uno mismo y la apreciación de nuestro potencial son los objetivos principales al contemplar nuestra preciosa vida humana.