Cómo superar los celos

celos

Los celos tienen una mala reputación. No es raro escuchar a gente bienintencionada decir cosas como "No seas celoso" o "Los celos destruyen las relaciones". ¿Pero qué hace que esta emoción sea tan mala?

Aunque suele estar relacionado con las relaciones románticas, los celos pueden surgir cuando te preocupa perder algo o alguien importante para ti. Esto es diferente de la envidia, que implica querer algo que pertenece a otra persona. Los celos pueden llevar a sentimientos de ira, resentimiento o tristeza. Pero a menudo pueden decirte una o dos cosas sobre ti mismo y tus necesidades. Aquí hay un vistazo a algunas formas de hacer frente a los celos y examinar lo que está en la raíz de sus sentimientos.

Índice()

    El origen de los celos

    Si te da esa punzada de celos, pregúntate a ti misma qué hay en la raíz de ello. Entonces toma medidas para cambiar lo que no te gusta para conseguir lo que quieres. Examinar tus sentimientos de celos puede darte una idea de dónde vienen:

    • La nueva relación de tu hermana te causa celos porque no has tenido mucha suerte en las citas y te preocupa que nunca encuentres a la persona adecuada.
    • El ascenso de tu compañero de trabajo te hace sentir celoso porque crees que no eres lo suficientemente bueno en tu trabajo para conseguir un ascenso tú mismo.
    • Cuando tu pareja empieza a pasar mucho tiempo con un nuevo amigo, te sientes celoso porque esa fue la primera señal que notaste cuando una pareja anterior te engañó.

    Ya sea que tus celos provengan de la inseguridad, el miedo o de patrones de relaciones pasadas, saber más sobre las causas puede ayudarte a descubrir cómo enfrentarlos. Tal vez debes tener una conversación abierta con tu jefe sobre cómo conseguir un ascenso o debes hablar con tu pareja sobre tus sentimientos.

    Para superar tus celos, expresa tus emociones

    Si las acciones de su pareja (o las acciones de otra persona hacia tu pareja) te desencadenan sentimientos de celos, habla de esto con tu pareja lo antes posible.

    Consejo profesional: Aborda el tema de los celos cuando ambos podáis dedicar algo de tiempo a una conversación productiva. Siempre que sea posible, trata de evitar entrar en un tema serio justo antes de acostaros o cuando estéis a punto de salir por la puerta.

    Tu pareja puede no haber notado tu comportamiento incómodo o puede no haberse dado cuenta de cómo te sentías en algún momento. Aprovecha la oportunidad para hablar sobre los límites de la relación que quieras volver a revisar o discutir las formas de mantener vuestra relación de manera más firme.

    Si confías en tu pareja pero tienes dudas debido a las experiencias de relaciones anteriores, intenta encontrar algunas formas en las que ambos podáis ayudar a mejorar la situación. Si te sientes nervioso al mencionar los sentimientos de celos, intenta recordar que son totalmente normales. Tu pareja puede incluso haber tenido algunos sentimientos de celos también en algún momento.

    Habla con un amigo de confianza

    Los celos a veces pueden darte un sentido de la realidad un poco retorcido. Te preguntarás si ese coqueteo no verbal que has visto a tu pareja con otra persona es real o no. A veces, expresar estas preocupaciones a un tercero puede hacer que la situación sea menos aterradora y ayudar a ganar algo de perspectiva.

    Dale un giro diferente a los celos

    Los celos pueden ser una emoción compleja y fuerte, y puede que no te sientas muy bien cuando te enfrentes a ellos. Pero en lugar de pensar en ello como algo negativo, intenta verlo como una fuente de información útil. Los celos te dicen que hay una diferencia entre lo que tienes y lo que quieres, sin embargo, los celos sin control pueden convertirse en autocomplacencia y crear un ciclo que te hace sentir muy mal. Pero puedes ser capaz de manejarlo identificándolo como información útil que puedes utilizar para crear circunstancias en las que tus necesidades sean satisfechas.

    A veces hay que cambiar de perspectiva

    Los celos a veces se desarrollan en respuesta a una imagen parcial. En otras palabras, puede ser que compares tus propios logros y atributos con una visión idealizada o incompleta de otra persona. La gente suele mostrar lo mejor de sí misma al mundo, por lo que no siempre es fácil saber lo que realmente está pasando en su vida o en su relación con otra persona. Luego está todo el tema de las redes sociales, que magnifican este tema.

    Pero nunca se sabe realmente por lo que alguien está pasando, especialmente cuando sólo miras las redes sociales.
    ¿Tu amiga de la universidad aparece en Facebook con su esposo en un prado, luciendo tan despreocupada y feliz? A lo mejor, discutieron todo el camino hasta llegar a ese sitio y están pasando calor e incomodidad tan solo para sacar esa foto...

    Practica la gratitud por lo que tienes

    Un poco de gratitud puede llegar muy lejos. No sólo puede reducir los sentimientos de celos, sino también aliviar el estrés. Puede que no tengas todo lo que quieres. La mayoría de nosotros no lo tenemos. Pero probablemente tengas al menos algo de lo que quieres. Tal vez incluso tengas algunas cosas buenas en tu vida que no valoras lo suficiente. Esto puede ayudarte tanto si estás mirando el nuevo coche de tu vecino como si deseas que tu pareja no pase tanto tiempo con sus amigos. Piensa en tu coche, que a lo mejor no es tan nuevo como el de tu vecino, pero es seguro y cómodo y te lleva a donde necesitas ir. Considera los beneficios de tener una pareja que aprecia el valor de la amistad.

    Incluso apreciar las cosas positivas de tu vida que no se relacionan con los celos puede ayudarte a darte cuenta de que, aunque tu vida no sea perfecta (¿pero quién tiene una vida así?), todavía tienes algunas cosas buenas en marcha.

    Practicar técnicas de afrontamiento

    Lidiar con los celos a medida que aparecen no te ayudará a trabajar en las causas subyacentes. Pero puede ayudar a mantener la angustia a raya hasta que puedas lidiar con los problemas subyacentes. Apartar la atención de los celos también puede ayudar a evitar que actúes según tus sentimientos (y que hagas algo que pueda dañar una relación o amistad).

    Tómate un descanso

    Pruebe estas estrategias para distraerre de los pensamientos de celos antes de que se vuelvan abrumadores:

    • Escribe lo que sientes.

    • Date un paseo.

    • Date espacio saliendo de la situación estresante.

    • Tómate 10 minutos para hacer algo que te calme.

    Explorar los problemas subyacentes

    Los celos que persisten y causan angustia a veces pueden estar relacionados con la ansiedad o la autoestima. Aprender a lidiar con cualquiera de estos problemas puede ayudar automáticamente a calmar los celos. Una forma de abordar la baja autoestima implica la identificación de valores personales, como la compasión, la comunicación o la honestidad. Esto ayuda porque te permite comprobar si mantienes estos valores en tu vida diaria.

    También te da la oportunidad de notar tus rasgos positivos y revisar lo que es importante para ti. Esto puede aumentar su sentido de autoestima y puede ayudar a disminuir los angustiosos sentimientos de inferioridad o competitividad.

    La ansiedad puede tener una serie de síntomas que pueden ser más difíciles de tratar por sí mismos. Las técnicas de afrontamiento pueden ayudar, pero la terapia también puede ser una buena opción.

    Utiliza los principios de la terapia cognitiva basada en la atención para ayudarte a..:

    • aumentar la aceptación en torno a los sentimientos de ansiedad para que no te abrumen
    • reconocer los pensamientos no deseados o angustiosos para poder desafiarlos y reemplazarlos

    Recuerda tu propio valor

    Cuando los celos te incitan a compararte con los demás, tu autoestima puede acabar por verse afectada. Tu vida puede ser bastante envidiable para alguien más, pero de eso no solemos darnos cuenta. Por ello, los celos pueden hacerte sentir que nada de lo que tienes es suficientemente bueno.

    Las investigaciones que exploran un posible vínculo entre los celos y la autoestima encontraron pruebas que sugieren que los celos pueden desarrollarse cuando se enfrenta una amenaza a tu autoestima.

    Para combatir la baja autoestima:

    • Recuerda las cosas que haces bien.
    • Practica la autocompasión (en otras palabras, trátate a ti mismo como lo harías con un amigo cercano).
    • Practica afirmaciones diarias o intercámbialas con tu pareja.
    • Recuerda las cosas que valoras en tu pareja y en tu relación.
    • Haz tiempo para hacer cosas que te gusten.

    Practicar mindfulness para combatir los celos

    Las técnicas de mindfulness te ayudan a prestar atención a tus pensamientos y sentimientos a medida que aparecen sin juzgarlos ni criticarlos. Aumentar tu conciencia sobre los celos puede ayudarte a notar cualquier patrón subyacente, incluyendo las cosas que suceden antes de que te sientas celoso.

    La atención plena también puede ayudarte a sentirte más cómodo con los celos. Por ejemplo, puede ayudarte a notar y aceptar tus sentimientos de celos por lo que son (parte de tu experiencia emocional) y seguir adelante. No juzgar los celos, o a ti mismo por sentirlos, puede ayudar a evitar que te afecten negativamente.

    Tener paciencia con los celos

    Si has experimentado celos antes, probablemente ya sabes que los celos se desvanecen con el tiempo. Puede ser que se sientan menos intensos después de tratar tus sentimientos, por supuesto, pero también pueden disminuir una vez que lo que sea que te provoque los celos haya terminado.

    Según las investigaciones que analizaron la experiencia de los celos, las personas son generalmente más propensas a sentir celos justo antes de que algo suceda, en lugar de después. Es decir, es nuestra mente quien nos juega malas pasadas e imagina situaciones inexistentes.

    A medida que pasa el tiempo, también es menos probable que sientas la necesidad de compararte a ti mismo o a tus circunstancias con los demás. No obstante, los sentimientos positivos que tienes se mantienen, así que, aunque te sientas celoso cuando se acerque la fecha de la boda de tu mejor amigo, el día después de la boda te sentirás menos celoso y más feliz por tu amigo.

    Habla con un psicólogo si tus celos son incontrolables

    Si tienes problemas para sobrellevar los pensamientos de celos por ti mismo, hablar con un psicólogo te puede ayudar. No siempre es fácil hablar de los celos. Puede que te sientas aún más incómodo compartiendo estos pensamientos con alguien que no conoces. Pero un buen profesional te tratará con amabilidad y compasión.
    Además, saben mejor que nadie que los celos son una emoción normal que todo el mundo siente en algún momento.

    ¿Cuándo acudir a un psicólogo por tener celos?

    Aquí te dejo algunos puntos a tener en cuenta:

    • Los celos conducen a pensamientos obsesivos o fijos.
    • Se notan comportamientos compulsivos.
    • Los pensamientos de celos se vuelven incontrolables o intrusivos.
    • Tienes pensamientos o impulsos violentos.
    • Los sentimientos de celos desencadenan comportamientos problemáticos, como seguir a tu pareja o controlarla constantemente.
    • Los celos afectan a tu vida diaria, te impiden hacer las cosas que quieres hacer o te causan otras molestias.

    Si necesitas revisar constantemente tus redes sociales, el teléfono de tu pareja o lo que llevan las personas en la cola del Starbucks, entonces ya no puedes estar presente en tu propia vida, y eso hay que solucinarlo. ¿Sabes por qué? Porque tiene solución y, además, está en tu mano.

    Los celos pueden ayudarte a centrarte en quién (y qué) te importa. No tiene por qué causarte problemas a ti o a tus relaciones de pareja o de amistad. Incluso pueden ayudar a que las relaciones se fortalezcan en algunos casos. Todo se reduce a la forma en que los usas.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Nos obligan a molestarte con las Cookies. Más info